Popular Posts

Ausencia

Ismael se deja caer en el diván y se abandona a sí mismo. Luego de unos minutos de silencio Ismael relata un sueño que lo visita demasiado seguido. Sueña un sueño de color gris como sólo puede ser el gris en un sueño. En el sueño despierta en una llanura infinita, habitada por una bruma gris como el sueño que sueña. Y como si dos manos separaran el tiempo, a pesar de la bruma se abre un claro. Y en el claro un hombre sentado al lado de una tortuga.

Ismael se acerca al hombre sentado:
- ¿Qué es este lugar?, indaga.
- Es el paraíso y sólo Dios puede visitarlo, responde el hombre sentado. Ismael duda mientras la lógica le dicta una segunda pregunta.
- Si sólo Dios puede visitar el paraíso ¿Qué hago yo aquí? El hombre sentado lo mira por primera vez a los ojos. Y responde:
- Por eso has venido. Y sin preámbulos el hombre sentado dispara: tú eres Dios. Hace un tiempo que no se cuenta con las monedas del tiempo, quisiste ser hombre en la tierra y propusiste un pacto que yo acepté e intercambiamos lugares: tú Dios vagabundo en la tierra, yo hombre solitario en el paraíso. Pero algo atroz ha persistido. Mira, dice mientras levanta la tortuga y bajo su vientre un hueco donde se pueden ver simultáneamente la miseria, el hambre, las guerras, la violencia y la destrucción de los hombres por los hombres.
- ¿Qué es eso?, pregunta Ismael que intuye lo peor.
- El mundo, responde el hombre sentado. El mundo se destruye. Yo soy hombre en el lugar de Dios. Tú que eres Dios en el lugar de los hombres. Ni tú ni yo nada podemos hacer. Es preciso que regreses a tu lugar. Salva el mundo. Vuelve a ser Dios. Dice el hombre sentado suplicando con la mirada.
- ¿Qué debo hacer?, pregunta Ismael abrumado.
- Acepta el pacto. Tú vuelves a tu lugar de Dios y yo al mío de hombre. Ismael acepta con un tenue balanceo de su cabeza. Y en ese instante el hombre sentado se pone de pie y se lanza al hueco que es la tierra en su destrucción. Ismael advierte inmediatamente que ha sido engañado, y que Dios acaba de suicidarse. 

El magnetista e Ismael se quedan en silencio. La ausencia de Dios sólo puede corresponderse con el silencio.


Safe Creative #1012148063174

No comments:

Post a Comment